HAIEN QIU - LA RESPUESTA